Desde medicamentos anti-inflamatorios y bolsas de agua caliente en el abdomen hasta yoga. Estos son algunos de los remedios tradicionales que alivian los dolores menstruales que sufre un alto porcentaje de las mujeres de todo el mundo.Pero hoy en día, cuando los dispositivos tecnológicos invaden cada vez más nuestro día a día, no podía faltar el diseñado para reducir esos dolores.

Su funcionamiento se basa en la estimulación eléctrica nerviosa transcutánea conocida como TENS y consiste en transmitir señales a los nervios para que se mantengan ocupados. Los creadores de estos dispositivos apoyan la teoría de que cuando los nervios están ocupados, no se siente el dolor.”El TENS no tiene contraindicaciones importantes porque se utilizan bajas frecuencias”, le dijo a BBC Mundo, Amaia Foces, médica de familia, especialista en planificación familiar.

El uso de los TENS es muy habitual en los servicios de rehabilitación, fisioterapia y en muchas unidades de dolor. “Aunque se recomienda que no se utilice en personas con marcapasos, que sufran de epilepsia o mujeres embarazadas”, añadió.

Ahora se pueden ver en el mercado dispositivos TENS específicos para ayudar con los dolores menstruales.”Puede ser algo bueno, ya que muchas mujeres se muestran reacias a tomar medicamentos para aliviar los dolores debidos a la menstruación”.

Pese a su aspecto, muy similar al que podría tener un MP3, Livia no sirve para escuchar música, sino que ha sido creado para acabar con los pinchazos y dolores propios de la regla. Y según asegura el grupo de creadores israelíes integrado por ingenieros y médicos, el alivio es inmediato, algo que ni siquiera consiguen los analgésicos.

Funciona colocando dos electrodos reutilizables en la zona que duele, en este caso el abdomen, y darle al botón de encendido del dispositivo. A través de unos pulsos eléctricos, el dispositivo mantiene ocupado al sistema nervioso, y eso permite bloquear la transmisión del estímulo doloroso propio de la menstruación que, en otro caso, llegaría al cerebro y nos haría sentir mal.

“Más del 50% de las mujeres sufren importantes dolores menstruales y, para mitigarlos, tienen que consumir grandes cantidades de analgésicos. Livia usa un método para aliviar el dolor que no implica el consumo de drogas. La idea es cerrar las puertas del dolor”, explica el profesor Bari Kaplan, del Centro Médico Rabin y la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv. Kaplan es el doctor que se ha encargado de los ensayos clínicos, llevados a cabo con 163 mujeres de todas las edades y en los que el método Livia ha demostrado su eficacia.

Livia incorpora, además del dispositivo y los dos electrodos, un cable USB con el que se carga el aparato, que cuenta con 15 horas de autonomía tras cada carga.

Lea más en: BBC Mundo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here