Compartir
Empresas apuestan por los teléfonos por armar

Empresas apuestan por los teléfonos por armar

Los teléfonos modulares surgieron como una manera de cautivar al usuarios y darle la posibilidad de que optimice su equipo según sus deseos y necesidades.

Lea También: Ingenieros zulianos desarrollan un dron agrícola

Esta podría ser una manera de combatir la obsolescencia programada que impera en la actualidad, cómo evolucionó esa idea y de qué manera el concepto se logró materializar.

Phonebloks

El diseñador Dave Hakkens publicó un vídeo donde hablaba de un concepto de teléfono modular al que bautizó Phoneblocks, donde captó de inmediato la atención de la gente por su original propuesta.

Entonces presentó un concept smartphone donde cada una de las piezas del hardware se podían separar de modo individual, a los pocos meses, Hakkens comenzó a colaborar con Motorola, que ya había sido adquirida por Google, y que en ese entonces también estaba trabajando en el proyecto.

ZTE

El teléfono modular Eco-Mobius, presentado por ZTE, en el cual se podría intercambiar la pantalla, la batería, la cámara, la memoria RAM y el procesador. La idea era que el usuario pudiera comprar una versión económica del equipo y luego fuera mejorando sus especificaciones a través de los módulos.

Proyecto Ara

Ara, es un proyecto de Google, para hacer un móvil modular donde varias piezas se unían en un marco externo, como si fuera un Lego. Se había dicho que el teléfono saldría a la venta en 2017 pero en septiembre de 2016 la compañía dio de baja la iniciativa.

Essential

El Essential Phone es un teléfono modular con una cámara 360 que se adhiere a la parte trasera del equipo por medio de imanes. Creado por el padre de Android, Andy Rubin, el móvil salió al mercado en agosto de 2017.

El teléfono no recibió buenas críticas porque el accesorio no se fija de manera adecuada y el diseño no es particularmente novedoso. Trata de emular el diseño de Motorola pero con menos éxito y sin tantos accesorios.

Futuro de los teléfonos modulares

No es nada sencillo producir teléfonos modulares, ya que los módulos tienen que poder añadirse de manera adecuada, estar estandarizados y funcionar sin extinguir la batería del equipo. Esto implica mucha inversión en investigación, pruebas y un proceso de certificación que es más complejo de lo que parece.

Mientras muchas compañías dejaron atrás el proyecto de hacer celulares modulares, Motorola sigue apostando a este segmento.

Dejar un Comentario