Elton John está haciendo hueco en su agenda y ha cancelado dos conciertos en Las Vegas para poder asistir a la boda de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, el próximo 19 de mayo en el Castillo de Windsor. El artista tenía previsto actuar en el Coliseo del Caesars Palace el viernes 18 de mayo y sábado 19 de mayo, pero esas fechas ya no aparecen en la web oficial y su última actuación en la ciudad de los casinos será el 17 de ese mes. Según asegura el diario británico The Sun, al intérprete británico le gustaría presenciar el enlace real y no se descarta que incluso pueda actuar durante la ceremonia.

El cantante era íntimo amigo de la madre de Enrique de Inglaterra, la princesa Diana, y fue uno de los asistentes a la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton en la abadía de Westminster en 2011. El mismo lugar donde cantó Candle In The Wind en el funeral de Lady Di en 1997.

Hace unos meses, el compositor aseguró al diario británico que estaba muy ilusionado con el enlace del nieto de Isabel II y reveló que el príncipe Enrique le había confesado en verano que estaba “muy enamorado” de la actriz estadounidense. Unas declaraciones que el hijo de la princesa Diana le dijo cuando ambos coincidieron en el campus Google Camp en Italia el pasado mes de agosto, donde también hablaron de sus proyectos juntos. “Estamos trabajando muy estrechamente en proyectos de sida con él y con su hermano Guillermo. Esos dos muchachos son muy especiales para mí debido a su madre. Enrique es un buen chico con muy buen corazón”, confesó entonces Elton John sobre el hijo menor de Carlos de Inglaterra.

Además de sus conciertos de Las Vegas, el intérprete de éxitos como Your Song o Rocket Man, de 70 años, anunciaba el pasado 24 de enero que esta gira global, que arranca en septiembre y durará tres años, será la última que hará en su carrera de medio siglo para dedicar más tiempo a los dos hijos —de siete y cuatro años— que tiene con su marido, David Furnish. Aunque ha aclarado que dejará los escenarios, su intención es seguir escribiendo canciones.

Otra asistente al enlace del príncipe Enrique y Meghan Markle –y cuya invitación estaba cuestionada– será Sarah Ferguson, la exesposa del duque de York. Aunque en un principio la Casa Real británica se negó a que la madre de las princesas Beatriz y Eugenia acudiera a la boda, la buena relación con su sobrino Enrique de Inglaterra ha hecho que finalmente sí esté en la lista de invitados. Algo que no ocurrió en la boda de Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, pues tenía un aura mucho más protocolaria por ser el duque de Windsor el segundo en la línea de sucesión.

EL PAÍS

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here