La cantante Britney Spears decidió hacer un cambio a su testamento introduciendo una nueva cláusula, sus hijos serán los que disfrutarán de la fortuna de la cantante en caso de que esta falleciese, según el portal TMZ.

Según el arreglo actual, Sean y Jayden serían los herederos de todo su patrimonio, valorado en cientos de dólares, y podrían disponer del mismo en cuanto alcanzaran los 18 años, algo que la princesa del pop quiere evitar a toda costa.

La intención de Spears es crear un fideicomiso del que los pequeños solo se beneficien una vez alcanzados los 35 años. Hasta entonces, ambos recibirán un porcentaje limitado de la herencia, aunque este aumentará una vez cumplidos los 25.

Sin duda, de esta forma Spears espera evitar que sus hijos caigan en la espiral de excesos de la que a ella tanto le costó salir, cuando era una de las jóvenes más famosas y ricas del planeta.

La artista fue capaz de encarrilar su vida tras ingresar en un centro de rehabilitación para combatir una profunda crisis nerviosa que quedó de manifiesto en su decisión de afeitarse la cabeza, en los altercados en los que se vio envuelta con los paparazzi y, sobre todo, con el errático comportamiento que desplegó durante la apertura musical de los MTV Video Music Awards del año 2007. Por esa razón, la estrella de la música no le pesa lo más mínimo cumplir años, ya que a los 35 se encuentra en un momento inmejorable.

Britney  con esta decisión consigue dos cosas, proteger el futuro de sus hijos y reducir los impuestos que se le aplican según la ley de herencias estadounidenses. Por eso, su equipo de abogados está trabajando en ello actualmente y a la espera de que un juez apruebe la modificación.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here