Las palabras ejercen un gran poder sobre las personas. Por ello debemos tener mucho cuidado y atención en lo que decimos a los niños y cómo se lo decimos. Si cada día les regañamos y decimos frases que desmotivan como ‘lo has hecho mal’ o ‘eres un desordenado’ es posible que acabemos dañando la autoestima del niño. Sin embargo, si frente a esos momentos de tensión en los que les regañamos, contrarrestamos con frases positivas y cariñosas que les refuercen y alienten, estaremos fomentando la seguridad en nuestros hijos y, sobre todo, la felicidad.

Te quiero
Tu puedes hacerlo
Te he echado de menos hoy
Yo te escucho
Confío en ti
Gracias hijo mio
Lo has hecho muy bien
Jugamos juntos?
De los errores se aprende también
Cuéntame qué has hecho hoy?

GUIA INFANTIL

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here