Compartir
Le diste el primer celular a tu hijo ¿y ahora qué?

Le diste el primer celular a tu hijo ¿y ahora qué?

Nuestros hijos son nativos digitales.

Desde muy pequeños saben manejarse en el mundo tecnológico incluso mejor que nosotros.

Su aprendizaje y conocimiento de la vida viene en muchos casos a través de una pantalla digital.

Sin embargo, hay un momento clave en la vida del adolescente: cuando tiene su primer teléfono celular.

Los expertos no coinciden en una edad determinada para que nuestros hijos tengan un teléfono propio, tiene que ver con:

la madurez del niño
su capacidad de cuidar de sus pertenencias
la necesidad que tenga de tener consigo una herramienta de este tipo.
Le diste el primer celular a tu hijo
Mientras más esperemos será mejor, pues el niño tendrá más madurez para manejar los temas que surgen con el uso del teléfono.
¿Ya le diste el primer celular a tu hijo?

Si el paso está dado, compartimos contigo algunas recomendaciones para regular su uso y enseñarlo a manejarse en el mundo digital

1. Establezcan un acuerdo

Recuerda siempre que el teléfono es un privilegio y nunca un derecho.

Llegar a un acuerdo con tu hijo sobre horarios, descargas, publicación de información, etc. es lo más sano para todos.

Tu hijo debe saber que la correcta utilización de su teléfono es un compromiso que él asume y debe rendir cuentas ante ti.

2. Ayúdalo a tener momentos “libres de teléfono”

Uno de los problemas más grandes que tenemos los adultos es la dependencia de los teléfonos celulares.

Para nuestros hijos es más difícil pues tienen menos desarrollado el autocontrol.

Las comidas, las actividades deportivas o las noches son ejemplo de algunos momentos en los que no necesitan el teléfono.

Celular antes de dormir

Debemos ayudarlos a disfrutarlos sin estar pendientes del teléfono.

3. Infórmate acerca de juegos, apps y redes sociales

Una manera de proteger a tu hijo y de enseñarlo a usar bien la tecnología es enterándote de cómo utiliza su teléfono.

Páginas como Common Sense Media otorgan muchos recursos a los padres para navegar este mundo digital y estar al día.

4. Ayúdalo a cuidar su intimidad

Uno de los peligros del uso de redes es la poca capacidad que tienen nuestros hijos de identificar lo que es íntimo y lo que es público.

Tenemos que enseñar a nuestros hijos a ser prudentes y a pensar antes de publicar.

Ellos deben aprender que lo que se publica deja de ser parte de nosotros y ya está en el dominio público.

5. No tengas miedo

Muchas veces nuestros hijos nos hacen saber que ellos saben más de tecnología que nosotros, y que no tienen nada que aprender.

A pesar de que esto es verdad, también tenemos que recordar que nosotros como padres somos los responsables de enseñarlos a usar BIEN estas herramientas.

Todas nuestras acciones educan, y tenemos mucho que educar en el correcto uso de las tecnologías y las redes.

Este tipo de campañas nos pueden ayudar a compartir el mensaje

EME DE MUJER

Dejar un Comentario