Compartir

Cantante egipcia es condenada a dos años de cárcel por videoclip “candente”

La cantante egipcia Shyma, hace un mes desató el escándalo al aparecer en lencería en un videoclip mientras comía un plátano, siendo condenada a dos años de cárcel.

El castigo también lo recibe el director de la producción audiovisual, Mohamed Gamal, por “incitación al libertinaje y la inmoralidad”.

La sentencia está acompañada de una multa de 10.000 libras egipcias por el contenido sexual de una canción en la Shyma, cuyo nombre real es Shaima Ahmed de 22 años, aparece en lencería mientras se come un plátano frente a lo que parece una clase abarrotada de parroquia masculina, que observa a la artista en estado de éxtasis, “Clase 69”, se puede leer en la pizarra.

La condena puede ser recurrida. Hasta su aparatosa irrupción, a mediados del pasado noviembre, Shyma era una cantante completamente desconocida en la tierra de los faraones. La difusión del videoclip en Youtube acabó con el arresto de la protagonista apenas días después entre reacciones de rechazo de medios de comunicación, políticos y personajes públicos.

La canción “Tengo mis circunstancias” (que en la calle egipcia es una expresión que también se emplea para referirse a la menstruación) lanza reproches amorosos con un ritmo pegadizo repitiendo la fórmula de otros tantos temas locales. Los comentarios que desde el principio acompañaron al vídeo son una sucesión de insultos hacia la artista, que entonó el mea culpa poco antes de su detención.

Pido disculpas a la gente que vio el vídeo y le molestó. Se lo tomaron de una manera inapropiada”, explicó la veinteañera en su perfil de Facebook. “Nunca imaginé que pasaría esto y que sería víctima de un ataque tan virulento desde todos lados. Soy una cantante joven que desde pequeña soñé con ser artista”, agregó.

EL NUEVO PAÍS / Génesis Ramírez

Dejar un Comentario