Publicidades de parejas felices, instagram con imágenes de vacaciones, besos y romances, películas de amor con final feliz… A veces pareciera que el mundo está pensando para estar de a dos y hacer cosas solos a algunos les da vergüenza o directamente ni lo intentan, como ir al cine o ir a tomar una cerveza a un bar cuando ninguno de tus amigos quiere acompañarte. ¿Por qué otros ven raro esto?

Estar solo, ya sea por elección o por las circunstancias de la vida, tiene muchos más beneficios de los que crees. Así que no hay por qué desanimarse. Lee esto y disfruta de tu tiempo a solas. Si alguien tiene que cruzarse en tu vida, ya lo hará. Tú concéntrate en vivir tu presente. El resto, será como tenga que ser.

1. Solo tú eliges

La vida en pareja implica negociar, no siempre puedes hacer tal cual lo que te gusta. Pero si estás solo, solo tú eliges qué y cuándo quieres hacer algo, y con quién quieres o no compartirlo. Esto está genial, pero también es un aprendizaje. Porque a veces, estar con otro puede hacer que sin querer lo responsabilices por no estar haciendo lo que te gusta. Aquí solo tú eres responsable y dueño de tu camino. Esto, en verdad, siempre es así, pero estando solo es más fácil que puedas darte cuenta.

2. Ganas en conocimiento personal

Estar solo no es tan fácil como parece. Tienes que vértelas todo el tiempo con tus propias posibilidades y limitaciones personales. Pero esto es súper enriquecedor. Si aprendes a trascender la incomodidad que a veces puedas sentir, ganarás en conocimiento personal, aprenderás a bucear en lo que quieres, en lo que no, en lo que te gusta, en lo que sueñas, en lo que te cuesta, en todo lo que eres. Solo aceptándote y aprendiendo sobre ti podrás tener, en el futuro, una relación sana, si es que así lo eliges.

3. Es más fácil distinguir qué problemas son tuyos y cuáles no

A veces, si pasas mucho tiempo con alguien puede que se mezclen tanto las cosas que no distingas bien qué problemas son tuyos o son del otro. Si eres tú quien has llegado de mal humor o es el otro, etc, etc. Pero cuando estás solo es más fácil entender qué tú eres el que refleja en los demás sus propios deseos y obstáculos.

[Lee también: 3 cosas que puedes estar viendo en el otro pero que en verdad hablan de ti]

4. Estás más abierto a lo nuevo

Muchas personas, al ponerse en pareja, dejan de lado la espontaneidad y parece que hubieran crecido, de repente, 20 años. Pero estando solo estás más receptivo, más sociable, más abierto a ir a un lugar que no conoces, cruzarte con personas distintas, explorar nuevas aventuras… Sientes que tienes todo el mundo para ti esperándote.

5. Inviertes tiempo en ti

En general, las personas que están solteras le dedican más tiempo a estar en forma, cuidarse y mimarse en pequeñas cosas.

6. Aprendes que eres tu mejor compañero/a

A veces, estar en pareja implica pensar que el otro tiene hacia nosotros un amor incondicional, que siempre estará ahí. Pero puede no ser tan así como deseemos; no siempre podemos contar con el otro, pero sí con nosotros mismos. Estar solos nos ayuda a entender que en la vida vayamos adonde vayamos siempre hay una llamita encendida en el interior que necesitamos cuidar. Somos nuestra contención, nuestro amigo que nos levanta el ánimo, nuestra protección de personas o situaciones tóxicas, somos el amor incondicional. Y entender esto es ganar en amor propio.

7. Tienes más creatividad

Al estar más enfocado en ti, es más fácil que la líbido se deposite en lugar de en otra persona, en algo que te gusta. No es casual que te sientas más creativo o con más energía para invertir en tu desarrollo profesional, sea cual sea.

¿Alguna vez habías pensado en estas cosas? ¿Cuáles más agregarías?

LA BIOGUIA

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here