Si te sale acné en las mejillas, nariz y frente debes poner atención a tu sistema digestivo.

Te entiendo, yo también he entrado en crisis cuando un enorme y horrendo barro aparece en mi nariz. Pero por más incómodo que sea mirarte al espejo y ver esa enorme erupción sobre tu cara, evita tocarla, en especial si se ubica en el llamado “triángulo de la muerte”.

Éste se refiere a la zona que abarca parte de las mejillas, la nariz y sobre los labios. Cuando exprimes un barrito, rompes la piel y abres más los poros. Puede que la grasa salga y tu dermis se desinflame, pero también existe una pequeña y casi imperceptible pérdida de sangre. Desafortunadamente, esto propicia que la dermis esté mucho más expuesta a la entrada de bacterias y suciedad, mismas que podrían afectar el seno cavernoso –grupo de venas en forma de cavidad para el drenaje del cerebro–.

Es decir, si esta conjunción de venas es tocada por alguna bacteria podría generar infecciones o tapones que, eventualmente, provocarían afecciones riesgosas. Por lo tanto, debes hacer caso a lo que siempre dijo mamá: «no te toques el granito» y posteriormente, acudir con un dermatólogo que te ayude a evitar el acné con un tratamiento adecuado, puesto que no siempre se debe a la edad o a las mismas causas que los demás. Dependiendo la zona en la que se encuentren tus imperfecciones, es la alteración corporal que sufres.

Mentón, cuello

Pon atención a: tus hormonas

Por lo general aparece antes de tu período, lo que indica que puedes tener alguna alteración a nivel hormonal. La causa de este tipo de acné es intermitente, puesto que luego de que tu período se esfuma, los barritos desaparecen también. Se caracterizan por ser suaves y frescos, además de tener la punta muy blanca.

¿Qué hacer? No exprimirlos, puesto que éstos suelen dejar manchas oscuras. La solución son medicamentos hormonales como anticonceptivos orales que un médico debe prescribir.

Alrededor de la boca

Pon atención a: tus ovarios

Si cuando están por llegar tus días tienes dolores intensos, la regla se vuelve irregular y aumentas de peso, podrías estar teniendo el Síndrome de Ovario Poliquístico. Tu ginecólogo debe hacer el diagnóstico, pero si lo padeces, procura no explotar los barritos ya que además de que es una zona muy sensible y dolorosa podrías contaminar los labios generando fuegos que son aun más difíciles de combatir.

¿Qué hacer? No uses labiales y bálsamos para evitar que un agente externo los haga más grandes y abundantes cada vez. Tu médico te dirá qué debes tomar según el grado PCOS (por sus siglas en inglés) que padezcas, pero por lo general las pacientes se someten a tratamientos hormonales.

En el pecho
Pon atención a: tu piel

Tal cual. La piel de esta zona suele ser algo grasosa, pero en realidad nadie le presta mucha atención. Sin embargo, cuando hay barros o espinillas en este lugar no sólo se debe al acumulamiento de grasa, también se atribuye a la inflamación de los folículos capilares. Es decir, los vellos que están por salir se ensanchan y no caben por los poros, se acumulan y se forman granitos. No los revientes ya que sólo sangrarás tu piel y abrirás, innecesariamente, los poros de la zona.

¿Qué hacer? Un dermatólogo trata también los problemas foliculares. Probablemente te recete pomadas o tratamiento oral.

Mejillas, nariz y frente

Pon atención a: tu sistema digestivo

No es que estés comiendo grasas de más, sólo que no estás desechando las toxinas correctamente. Si notas que tus barros son más grandes, rojizos y al exprimirlos expulsan grasa amarillenta es porque necesitas que un médico revise tus intestinos, estómago y demás órganos que tengan que ver con la digestión. No toques los brotes o sólo contaminarás más la zona.

¿Qué hacer? Beber mucha agua y evitar grasas artificiales. Procura limpiar tu cuerpo comiendo más fruta y fibra, y claro, no los revientes.

Frente
Pon atención a: el estrés

Cuando te pones nerviosa, te tensas o te emocionas por algo que está por venir, puede que aparezcan granitos en la frente. Esto es por el exceso de cortisol que se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre. A su vez muta en grasa y se obstruyen los poros. No los revientes o de lo contrario saldrá un líquido pegajoso que eventualmente se convertirá en sangre. Suele combinarse con bacterias y células muertas, lo que significa que es uno de los tipos de acné más sucios.

¿Qué hacer? Mantener limpio tu rostro y tratar de sobrellevar las situaciones de estrés. Toma clases de meditación o yoga y no dejes de beber agua.

Cara, espalda, glúteos

Pon atención a: los medicamentos que tomas

Afortunadamente, este tipo de acné suele quitarse cuando se suspende la ingesta de algún medicamento. Sólo hay que saber qué sustancia lo provoca. Es como una reacción de rechazo que emite tu cuerpo, puesto que el medicamento puede contener testosterona, esteroides o incluso vitamina B2, B6 y B12.

¿Qué hacer? El médico te dirá si debes suspender la ingesta del medicamento o sólo reducir gradualmente la dosis.

Área del bikini

Pon atención a: tu piel

Si bien al área vaginal es una zona en la que se concentra calor y sudor, no se produce acné. Si embargo, si aparece puede ser por causa de problemas de vellos enterrados nuevamente. Esto se da por usar ropa ajustada, fricción, sudor extremo y la depilación.

¿Qué hacer? No exprimirlo, de hecho es casi imposible. No necesitas hacer nada, desaparecerá por sí solo, pero sí debes acudir con un dermatólogo, en especial si en lugar de disminuir, aumenta.

Mandíbula y cuello

Pon atención a: tus ovarios

Si notas que en esta zona aumentan los granitos es porque tal vez estés sufriendo de una inflamación ovárica. Si es el caso, tus ovarios podrían estar reduciendo la producción de estrógeno y esto desequilibrará la testosterona. Puede que además de barros tengas un aumento de vello facial, piel grasa y los cólicos aumenten durante tu período. Las imperfecciones suelen ser grandes y duras o todo lo contrario, aguadas y suaves, pero siempre dolorosas.

¿Qué hacer? Debes ir con un dermatólogo y posteriormente con un ginecólogo que te ayude a erradicarlo por completo. No toques las imperfecciones con las manos sucias y procura tener una limpieza profunda.

Recuerda que el acné de cada persona se debe a distintos problemas, antes de automedicarte o de usar productos para eliminarlo, acude con un dermatólogo. Él te canalizará con un especialista una vez que detecte de dónde viene el problema. También influye la alimentación y los hábitos de limpieza que tengas. Procura disminuirlo teniendo la suficiente higiene y el cuidado necesario, además de comer adecuadamente evitando grasas saturadas, azúcares y harinas; procura beber agua constantemente. Si sólo es por tu edad, puedes eliminarlo fácilmente con estos remedios naturales y comiendo algunos productos que beneficiarán tu piel.

CULTURA COLECTIVO

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here