Una investigación realizada por la Universidad Birmingham, en Reino Unido, publicada este miércoles en “Science Translational Medicine”, ha descubierto que un fármaco comúnmente empleado para tratar a pacientes con obesidad o diabetes tipo 2 podría utilizarse como una manera de reducir la presión cerebral.

Los aumentos de la presión cerebral son comunes en situaciones de mergencia como lesión cerebral traumática, hidrocefalia y accidente cerebrovascular y también es la característica cardinal de la Hipertensión Intracraneal Idiopática (IIH). La IIH provoca incapacidad por dolores de cabeza diarios y presión severamente elevada alrededor de los nervios en el ojo. También, genera pérdida permanente de la visión en el 25% de las personas no tratadas.

EL NUEVO PAÍS / Génesis Ramírez

En un periodo de tres años, investigadores de la Universidad de Birmingham analizaron si los fármacos agonistas GLP-1 podrían reducir la presión intracraneal en un modelo animal de presión cerebral elevada.

Alexandra Sinclair investigadora del Instituto de Metabolismo e Investigación de Sistemas de la Universidad de Birmingham, dice: “Los tratamientos para disminuir la presión cerebral son escasos y se necesitan desesperadamente nuevos tratamientos. El tratamiento primario actual en la IIH es acetazolamida y esto no funciona bien para muchos pacientes, además de que también tiene efectos secundarios tan graves que nuestros ensayos previos han demostrado que el 48 por ciento de los pacientes dejan de tomarlo”.

Hemos demostrado que el agonista GLP-1 extendin-4 reduce significativamente la presión cerebral de forma rápida y dramática en un 44 por ciento con efectos significativos con sólo 10 minutos de dosificación, la reducción más grande que hemos visto en cualquier cosa que hemos probado previamente. Encontramos que los efectos duran al menos 24 horas”, detalla la investigadora.

Los hallazgos serán presentados el 8 y el 9 de septiembre en Vanvouver, Canadá; en la reunión de la Sociedad Internacional de Cefalea y posteriormente en la reunión de la Sociedad Británica de Endocrinos, que se celebra en Reino Unido del 6 al 8 de noviembre. Ahora, la Universidad de Birmingham va a comenzar un ensayo clínico para probar el fármaco agonista GLP-1 en pacientes con presión cerebral aumentada.

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here