Compartir
5 costumbres egipcias sobre el sexo que te dejarán helado

5 costumbres egipcias sobre el sexo que te dejarán helado

La civilización egipcia fue una de las más impresionantes de la historia. Se desarrolló por más de 3000 años, implementaron un sistema de escritura y de una literatura independientes, y algunos de sus misterios más increíbles siguen en pie, como las grandes pirámides.

Muchas de sus creencias aún continúan siendo estudiadas. Por ejemplo, su especial culto a la muerte y la vida luego de ella. ¿Y con respecto al sexo? ¿Cómo vivía la sexualidad la civilización del Nilo? Descubre algunos de los datos sexuales y costumbres egipcias a la hora del amor.

1. Era posible estar con alguien de la misma familia

Una de las costumbres egipcias a la hora del sexo tenía que ver con lo que estaba o no permitido. El incesto era aceptado entre los miembros de la familia real. Los faraones lo permitían para preservar la pureza del linaje y perpetuarse en el poder.

2. Se permitía la poligamia

Especialmente entre las clases más altas, una de las costumbres egipcias era vivir con varias mujeres, respetando la posición de la esposa en la familia. Por ejemplo, en el caso de Ramsés II se cree que fue padre de más de 100 hijos y que tuvo una multitud de concubinas.

3. Autosatisfacción sagrada

Ésta es una de las costumbres egipcias más extrañas. Se creía que el dios Atum (“El que existe por sí mismo”) se formó a partir de su propio semen, a partir del cual nacieron los dioses que le ayudaron a crear el universo. Por eso, consideraban el flujo del Nilo como parte de la eyaculación de Atum. En una ceremonia, el faraón se masturbaba dentro del río; y luego, los participantes hacían lo mismo.

4. Juegos sexuales

Los egipcios inventaron prótesis y también se les atribuye la creación de un primitivo consolador a partir de restos del pene de un cachalote.

5. La prostitución era sagrada

De acuerdo a las investigaciones, entre los años 4.500 y el 3.000 a. C. la prostitución era sagrada. Una de las costumbres egipcias era que bellas y aristocráticas mujeres mantuvieran relaciones sexuales en sitios sagrados como parte de rituales religiosos.

LA BIOGUIA

Dejar un Comentario