Probablemente te preguntes, “¿y qué significa quickie?” Pues bien, etimológicamente, se trata de un término en inglés cuya traducción al castellano equivale a rapidito. Y lo cierto es que no se ha podido escoger un nombre más acertado para esta práctica sexual que se ha puesto tan de moda últimamente. Parece ser que el sexo se puede hacer rápido y bien, tal y como explican los defensores del quickie.

De acuerdo con un estudio sobre excitación y tendencias sexuales en el que participaron más de 500 personas, según recoge el diario El Mundo, más de la mitad de los encuestados explicaron que lo ideal es alternar sesiones cortas con largas, pero también aseguraban que para ellos 15 segundos eran suficientes para disfrutar plenamente del sexo durante la fase de la penetración. Además, el fast sex o quickie también ofrece algunas ventajas, entre ellas el morbo de la espontaneidad del momento (el aquí te pillo, aquí te mato) y la ruptura de la monotonía en una pareja.

Desgranando los resultados del estudio, ante la pregunta de si los participantes preferían que el cito se desarrollase en un periodo corto de tiempo o en uno largo, 3 de cada 10 mujeres escogieron la opción reducida. Por su parte, solo 2 de cada 10 hombres se decantaron por la versión corta. En cuanto al rango de edad, los más jóvenes fueron los que escogieron el quickie como primera opción, pues preferían un tipo de sexo más breve y menos planeado. Los más mayores de edad aseguraron decantarse por el slow sex.

Cabe destacar que los seguidores del quickie no se limitan al número de polvos rápidos: lo ideal es que sean cortos, pero cuantos más, mejor. ¿Son 15 segundos suficientes para alcanzar el placer y el orgasmo? Con una buena estimulación y si se consigue la lubricación correcta, es muy probable que funcione. Todo es cuestión de ponerlo en práctica.
ENFEMENINO

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here