Un grupo de estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México desarrollaron un software dirigido a niños con hiperactividad y trastorno de déficit de atención que ayudará a evitar que los menores sean medicados con tranquilizantes.

Según la institución, el “Didact Kids I” tiene elementos que logran captar la atención de los pequeños gracias a los colores, sonidos, números, letras y figuras, los cuales, además de entretenerlos, los ayudan a aprender.

Los estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) José María Morelos explicaron que el software está dirigido a niños de edad preescolar que sufren estos trastornos de salud.

Una de las creadoras , Isamar Yamilin Códova, dijo que “el proyecto funciona como auxiliar para el rendimiento escolar de los niños, ya que las actividades que incluye como rompecabezas, asociación de letras con dibujos e identificación de números obligan a la mente del pequeño a concentrarse y a aprender”, así lo publicó la agencia de noticias EFE.

El software incluye letras, números y juegos, los cuales son seleccionados por los padres, detalló el grupo, también integrado por Karla Ramírez González y Leslie Jiménez Basurto.

Si eligen las letras, encontrarán diversos juegos como el abecedario, donde el niño presiona el carácter que le interese y el programa emite el nombre de este. También en la opción de gramática básica aparecen animales y objetos para que el infante los relacione con la letra que empiezan y lo mismo pasa con los números.

La maestra que asesoró a las estudiantes en el proyecto, Malina Marcías Montoy, comentó que los niños debes estar acompañados y supervisados por sus padres al momento de usar el software, para que puedan detectar el avance y aprendizaje de sus hijos.

Las estudiantes recomendaron utilizar el programa de una a dos horas, pues es el tiempo necesario para que desarrollen el aprendizaje tecnológico, además de que la atención de un niño es de 15 minutos mínimo, por lo que sugieren que pasado ese lapso cambien de actividad.

EL NUEVO PAÍS / Génesis Ramírez

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here