La tasa metabólica de base es la energía, en calorías, que el cuerpo necesita para poder funcionar, para mantener sus funciones orgánicas vitales, tales como respirar, hacer la digestión o, por ejemplo, para mantener la actividad intelectual.

El valor de la tasa metabólica en reposo nos da un dato fundamental de cuántas calorías debemos consumir para mantenernos en el peso ideal y no excedernos en su consumo para no ganar peso.

Entonces, engordamos si ingerimos más calorías de las que nuestro cuerpo necesita. Además, en el metabolismo de una persona son importantes los cambios fisiológicos que se produzcan a lo largo de su vida, pero también los cambios o diferentes estados de ánimo.

En una entrevista publicada por el portal web Infosalus, la doctora Conchita Vidales señala que “seguro que todos vosotros habéis oído alguna vez que alguien se fue a vivir fuera de su país y le cambió el metabolismo o ‘tras su segundo embarazo le cambió el metabolismo’, y es que, aunque pueda parecer increíble, un simple traslado de ciudad o un cambio hormonal como el que se produce con un embarazo o con la menopausia pueden afectar a nuestra manera de quemar los nutrientes para quemar energía”.

La especialista en nutrición relata en “activa tu metabolismo para cambiar tu vida” que al metabolismo le afectan tres circunstancias “claramente identificadas”’. La inflamación, la disfunción digestiva y el desequilibrio hormonal. A su juicio, también habría que incluir el estrés emocional, ya que los estados de ánimo condicionan la manera de alimentarnos, de relacionarnos con el medio, y hasta el descanso y horas de sueño y, por ende, el metabolismo.

Hay muchísimos factores que pueden afectar al metabolismo, pero concretando estos son las más comunes. Además, en muchos casos pueden aparecer separados o mezclados. Una causa inflamatoria puede causar una patología digestiva o al revés, y en cambio en otra persona una patología hormonal puede dar lugar a un proceso inflamatorio. Sobre la disfunción digestiva y la hormonal son dos de las que más afectan al metabolismo con síntomas como el cansancio, la fatiga, problemas en la menstruación, amenorrea, o ovarios poliquísticos, por ejemplo, son signos de que puede haber problemas metabólicos”, añade.

Clasificación de Alimentos

Alimentos para activar el metabolismo si la causa es inflamatoria: El melón, pepino, apio, espinacas, brócoli, granadas, zanahoria, lenguado, alga wakame.

Alimentos para activar el metabolismo si la causa es de origen digestivo:  El aguacate, alga chlorella, melocotón, cilantro, semillas de lino, ciruelas, rábanos picantes, maca, hongos shiitake.

Alimentos activadores metabólicos (los quemagrasas): Kale, mango, limón, cítricos, cereales pero enteros, pollos o huevos, el agua de coco.

EL NUEVO PAÍS / Génesis Ramírez

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here