Fresh salad with onion, tomato and basil

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define el término ‘ensalada’ como: “Hortaliza o conjunto de hortalizas mezcladas, cortadas en trozos y aderezadas con sal, aceite, vinagre y otros ingredientes; o mezcla confusa de cosas sin conexión”.

Es que hoy en día en alimentación se le llama ‘ensalada’ a muchas cosas, perdiendo generalmente ese tinte saludable, que a menudo le rodeaba.

Es por ello por lo que el presidente de la Fundación Alimentación Saludable, el doctor Jesús Román, enumera a Infosalus cuáles son los principales mitos y preguntas frecuentes que rodean a este plato tan accesible, a la vez que proporciona una serie de consejos para hacer de este manjar un aliado para que nuestra alimentación sea cada vez más sana:

  1. La ensalada engorda por la noche: “¡Qué bobada!¿Cómo va a engordar una ensalada? Salvo que mojemos una barra de pan en la salsita, claro, o nos excedamos en la cantidad de aceite de oliva. De noche, según la cronobiología, es posible que nuestro sistema hormonal sea menos eficiente a la hora de metabolizar los carbohidratos, nada más. Por eso los españoles no cenamos paella. Pero una ensalada de lechuga o tomate, con un poco de atún y cebolla, puede ser súper saludable”.
  2. La lechuga por la noche sí engorda y, además, retiene líquidos: “La lechuga es sobre todo agua. Más del 90% de su composición, y es un alimento interesante ya que aporta potasio, fibra, o ácido fólico, por ejemplo. Por ello, la lechuga no engorda, ya que siendo agua, también favorece esa eliminación de líquidos ante una retención”
  3. Razones por las que sí o no cenar una ensalada: A su juicio, lo importante no es ‘ensalada sí o no’, sino que la dieta en su conjunto sea coherente, variada y equilibrada. “En ese caso, podemos poner ensalada donde queramos y nos apetezca. En la cena puede ir bien si como suele suceder preferimos cenas más ligeras y menos elaboradas para no emplear tanto tiempo cocinando”, señala.
  4. Ingredientes que hacen engordar en una ensalada: El presidente de la Fundación Alimentación saludable resalta que los litros de aceite, “sobre todo”, que empleamos para el aliño. Una cucharada de aceite de oliva tiene 120 kilocalorías. Así como las salsas que muchas veces se emplean de aderezo, destacando la César.
  5. ¿Las ensaladas aumentan la saciedad y la pérdida de peso?: En este sentido, el experto subraya que si se come suficiente volumen de ensalada puede tener un efecto “bastante saciante”. Por lo tanto, señala que si se controla el resto de ingestas, sí puede ayudar a controlar nuestro peso.
  6. Cuál es el aderezo perfecto de una ensalada: “El aceite de oliva virgen, claro. Sobre las salsas, en España es un delito no echarle aceite de oliva. Las salsas de otro tipo son grasa que te gustarán más o menos el sabor pero nutricionalmente son un desastre porque son productos con conservantes, saborizantes, con sal en exceso, que estropea lo sano de la ensalada”, advierte.

INFOSALUS

COMENTA ESTE ARTÍCULO

Please enter your comment!
Please enter your name here